Un extraordinario corto nos muestra que “educar no es llenar la mente sino liberarla de las ataduras”