Selfie: lo que pasa cuando no revisas el fondo

Selfie: lo que pasa cuando no revisas el fondo

Horas de trabajo excesivo son dedicadas al refinado arte de aparecer bien en fotografías, y existe un elemento en particular que deja sin uso alguno a todos los filtros o trucos que puedas conocer.

Si quieres algo bien hecho, hazlo tú mismo

El maravilloso beneficio de los selfies recae en dos aspectos: la independencia fotográfica y las incontables horas que podemos dedicar para acercarnos a una “perfección”.

Y muy bien dicha esa frase de Charles-Guillaume Étienne, pero existen momentos en donde los factores externos pueden influenciar de tal manera en la que dejará de ser una cita entre tu cara y la cámara convirtiéndose en un retrato de situaciones vergonzosas o simplemente tu propia estupidez.

Ni filtros ni caras
de perrito podrán
salvarte de estas
fuerzas malévolas

Probamos el año pasado con todas las lengüetadas y caras de perro que nuestros amigos caninos desatarían una guerra contra nuestra insolencia por usar sus imágenes indiscriminadamente, y claro que la presencia de filtros siguió convirtiéndose en el pan de cada día para muchos de nosotros. Esa presencia malévola a la que me refiero, esas fuerzas exteriores, se aseguraran que ninguno de estos te puedan salvar.

A continuación veremos los ejemplos más drásticos, recordando la importancia de ver a nuestro alrededor para mejorar nuestra fotografía, y claramente, como algunas veces debemos reírnos del otro antes de que nos pase a nosotros —en el contexto de selfies claro está.

[Best_Wordpress_Gallery id=”17″ gal_title=”Selfie sin revisar”]

Tags: , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad